Oración de sanación interior

Padre Celestial, usted vino al mundo a salvarnos
del pecado, vino a curar los corazones heridos y afligidos.
Señor, cada día de mi vida te agradezco,
te alabo, agradezco y pido tu bendición.

Advertisement

Padre conoces mis debilidades y angustias,
Te pido dame fortaleza.
Estoy lleno de contradicciones, miedos, temores,
rabia, depresión, aleja de mi la indecisión, la tristeza,
pasa tu mano sanadora en mí cabeza para
sentirme fortalecido.

Tú conoces mi corazón, todo lo que he querido hacer,
y no lo he hecho, tú conoces mis limitaciones,
mis errores y mis pecados,
conoces mis traumas,

Advertisement

Cura mi corazón, sánamelo, cierra mis heridas,
Que se cicatricen y desaparezcan.
Sana todo mi interior, mi alma, mi mente,
mi memoria y todo mi ser.
Padre, entra en mi corazón y lléname de paz,
sánalo que no quede cicatriz de nada.
Señor, te entrego mi cuerpo,
mi mente, mi alma y todo yo, así como mis emociones,
mi vida, mis sentimientos, todo absolutamente todo.
Señor mío, que yo voy hacia ti en busca de consuelo,
para exaltar tu gran benevolencia.

Eres único Señor, tu energía me hace temblar
de emoción y me llena porque has entrado en mi interior
soy un hombre nuevo.

Advertisement

Gracias te doy porque tú me transmites amor, bondad,
ternura, sinceridad, serenidad, tranquilidad y alegría.
Gracias porque tengo la oportunidad de estar contigo,
por todo lo que has hecho en mi vida.

Amén.

¿Qué es la Oración de Sanación Interior?

Esta forma de comunicación con Dios a través de la oración de sanación es íntima y de extrema sinceridad con él, debemos ser claros, transparentes y sinceros para decirle lo que queremos y aspiramos, nuestros triunfos y nuestros fracasos, los momentos dolorosos que hemos tenido, nuestras frustraciones, para que él, como una radiografía vea y actué en nuestra vida y nos de la sanación espiritual, física, mental, si es su voluntad.

Dios no vino solamente al mundo para que fuera crucificado, vejado y maltratado para darnos la salvación; sino que vino también para darnos la salvación a nuestra alma y cuerpo, la sanación interior.

¿Cómo sanar las heridas y volver a ser feliz?

El ser humano es vulnerable, siente, tiene sentimientos, por muy fuerte que aparente ser no hay forma ni manera en que pueda evitar verse afectado por decepciones de todo tipo, rabias, frustraciones. De eso se trata la vida, es un ciclo, no es una constante, hay momentos en que estamos arriba y otros en que estamos abajo, nadie escapa a estas situaciones.

En la vida todos los seres humanos tienen un pasado que los marca para toda la vida, uno en positivo y otra en negativo, no debemos aferrarnos a situaciones traumáticas e hirientes que lo que hacen es producir daños en nuestro interior, en nuestra alma, debemos identificar el problema, tratarlo y eliminarlo, pasar la página, eso conlleva a que el problema hay que verlo como un todo aceptarlo como parte de uno mismo y buscarle la solución. Todo está en la mente, no debemos ser débiles, tenemos que seguir adelante, aumentar la autoestima y cambiar la memoria negativa para poder cicatrizar las heridas.

Por lo tanto, debemos revisarnos en nuestro interior y en el pasado para tener claridad si hemos tenido afectación de situaciones traumáticas que no hemos podido liberarnos, si eso es a si debemos superarlo curando emocionalmente esas heridas, tenemos la capacidad y fuerza de voluntad para hacerlo, todo está en la mente, debemos ser de mente positiva. Debemos tener claro que la solución de los problemas es enfrentarlos, analizarlos, no evadiéndolos, porque en el mismo problema está la solución.


¡Comparte!


¿Quién ha escrito este contenido?

Deja un comentario